Científicos de la Universidad del Estado de Washington (WSU) lideran un nuevo estudio que los llevará un paso más cerca de un tratamiento para los pacientes con una enfermedad hereditaria rara (SSADH).

#

Los investigadores Jean-Baptiste Roullet y Mike Gibson, de la Facultad de Farmacia y Ciencias Farmacéuticas de WSU, están realizando un estudio de historia natural de pacientes con deficiencia de semialdehído deshidrogenasa succínica (SSADHD).

EL SSADHD es un trastorno genético que se diagnostica con mayor frecuencia en niños pequeños; interrumpe el metabolismo del ácido gamma-aminobutírico (GABA), un neurotransmisor que sirve para inhibir la actividad de las células nerviosas en el cerebro, y causa una amplia variedad de síntomas neurológicos que incluyen retrasos en el desarrollo, problemas de control motor, ausencia de habla y convulsiones. El estudio de la historia natural recopila información para comprender cómo se desarrolla la enfermedad a lo largo del tiempo en ausencia de tratamiento.

Los fondos para el estudio provienen de una donación de $ 3.2 millones otorgada por el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver, adscrito a los Institutos Nacionales de la Salud (NIH).

En colaboración con colegas en el Boston Children's Hospital y otros hospitales académicos de todo el mundo, los investigadores de WSU seguirán a 55 pacientes con SSADHD en el transcurso de cinco años; esto representa aproximadamente una cuarta parte de la población de pacientes conocida de alrededor de 200 en todo el mundo. El equipo de investigación analizará una variedad de muestras biológicas y datos clínicos obtenidos anualmente de los pacientes participantes.

"El SSADHD varía desde pacientes con síntomas muy leves, incluidos algunos que realmente han podido asistir a la universidad pública con asistencia, hasta pacientes con discapacidades graves y en silla de ruedas", dijo Gibson, el investigador principal del estudio.

El estudio ayudará a los científicos a identificar biomarcadores específicos que indiquen la gravedad de la enfermedad y predecir mejor el curso natural del SSADHD.

Además, el estudio de historia natural ayudará a los investigadores a cumplir con un requisito previo importante para la aprobación de nuevos medicamentos por parte de la FDA o el uso de medicamentos existentes indicados para otras afecciones.

Gibson ha realizado estudios con anterioridad para evaluar algunos medicamentos para su uso potencial en pacientes con SSADHD. Esto incluye un ensayo clínico de fase II NIH con un fármaco experimental prometedor conocido como SGS742. Ese ensayo se concluyó recientemente y los resultados están pendientes.

La introducción exitosa de un medicamento para tratar la SSADHD sería un hito importante. Aunque hasta uno de cada diez estadounidenses tiene una enfermedad rara, el 95 por ciento de las enfermedades raras no tienen opciones de tratamiento.

"La finalización de un estudio de historia natural también marca un paso clave en la búsqueda de obtener fondos para desarrollar pruebas de detección de recién nacidos para la enfermedad", dijo Roullet.

Agregar SSADHD a las pruebas de detección de recién nacidos existentes permitiría un diagnóstico más temprano de la enfermedad. "Actualmente, se tarda un promedio de dos años antes de que se diagnostique a los pacientes", dijo Roullet. Esto se debe a que es imposible distinguir los síntomas observados en pacientes con SSADHD de aquellos que son típicos de muchas otras enfermedades neurológicas. Como resultado, el diagnóstico se basa en pruebas altamente especializadas que los médicos pueden no pensar en ordenar de inmediato, dada la rareza de la enfermedad.

A un nivel más personal, el nuevo estudio representa la culminación de varias décadas de investigación de Gibson, quien primero identificó la mutación genética que causa la SSADHD mientras era un estudiante de grado en los años ochenta. El descubrimiento cimentó su enfoque de investigación en enfermedades raras y lo puso en un camino para ser ampliamente reconocido para la investigación y tratamiento de SSADHD.

Tanto Gibson como Roullet han trabajado duro para avanzar en la investigación de enfermedades raras más allá de su propio trabajo. Están involucrados en un centro de investigación financiado por el NIH conocido como el Sterol and Isoprenoid Research Consortium (STAIR). STAIR representa un grupo colaborativo de científicos y otros individuos y grupos dedicados a la investigación clínica sobre trastornos relacionados con el metabolismo del colesterol y otros esteroles e isoprenoides, incluida la SSADHD.

También están trabajando para establecer una iniciativa de enfermedades raras en WSU que reuniría a investigadores de diversas disciplinas que se centran en enfermedades raras.

La motivación para llevar a cabo investigaciones sobre enfermedades raras es más importante cuando se trabaja con pacientes y familiares, dijo Roullet. Él y Gibson han trabajado con la Asociación SSADHD y grupos de defensa de pacientes para varias otras enfermedades raras. Estos grupos son clave para el éxito de la investigación de enfermedades raras y mantienen a los investigadores enfocados en mejorar la calidad de vida de los pacientes, que en última instancia es el objetivo.

"Si puedo ayudar a desarrollar un tratamiento que mejore la calidad de vida de los pacientes con SSADHD, consideraré que mi carrera ha sido exitosa", dijo Gibson.