#

Uno de los aspectos más gratificantes de ser padres es ver crecer y avanzar a tus hijos.

A menudo recordamos los principales hitos, y por supuesto, los celebramos como se merece (cuando se pone en pie, cuando da sus primeros pasos, cuando dice sus primeras palabras…).

Cuando tienes un niño con necesidades especiales, muchos de esos logros tardan más en conseguirse, y aprendes a ver otras cositas más pequeñas que en otros niños se da por supuesto como adquiridas.

Pasas mucho tiempo practicando “la pinza” (aprendes qué significa eso de la “motricidad fina”, o con masajes de todo tipo para fortalecer la musculatura que el niño no ejercita por sí solo).

Es duro, no nos vamos a engañar.

Sin embargo, también hay recompensas. Y cuando algo por lo que has estado luchando mucho tiempo ocurre… entonces la fiesta es mucho mayor. Cualquier avance supone una gran diferencia, y un logro gracias al trabajo y la constancia del niño, de los padres y de los profesionales que nos ayudan. Esos días, el sol brilla con más fuerza :-)

En la foto podemos ver a uno de los niños de la Asociación De Neu. Álvaro tiene una de las enfermedades de los neurotransmisores. Déficit de síntesis de Serina.

Actualmente está empezando a andar con ayuda, aún necesita apoyos. Sus fisioterapeutas nos han recomendado colocar en casa unas barras laterales como soporte para su desplazamiento, se pueden apreciar en la foto.

Para nosotros ha sido muy emocionante y gratificante, verlo cogido de la barra, moviéndose él sólo por su casa con total autonomía.

Y estamos disfrutando cada día viendo cómo progresa, y cómo disfruta yendo y viniendo. Está deseando llegar a casa para darse paseos de una habitación a otra. Disfruta, y sonríe. Y la verdad, nosotros también.

Al final va a ser verdad lo del vídeo aquél del niño que estaba súper contento con un PALO, un PALOOOOOO. En nuestro caso, también. Con una Barra. Una BARRAAAAAAA! :-p

Ya sabéis, disfrutad de las pequeñas cosas!.

Un abrazo.


Loading Conversation